Cambiando la instalación eléctrica

Cambiando la instalación eléctrica

La tendencia actual hacia la reforma antes que hacia la compra de vivienda nueva está provocando que aparezcan cientos, miles de guías en Internet para decorar y reformas la vivienda tú mismo. Actualmente, en YouTube, podemos aprender incluso a instalar unos muebles de cocina, un suelo de parqué o un nuevo fregadero, sin embargo, a lo que casi nadie se atreve, es a cambiar la instalación eléctrica por sí mismos ye so está provocando que las viviendas antiguas sigan teniendo cable antiguo por todas las estancias.

¿Es necesario cambiar la instalación eléctrica en una vivienda antigua? Cualquier casa con más de veinte o treinta años necesitará, sí o sí, de una nueva instalación eléctrica y quien os diga lo contrario, miente. A no ser, claro está, que ya se hayan realizado reformas previas.

Obviamente, ante un trabajo tan complejo e incluso peligroso, lo mejor es contar con la profesionalidad de un experto pero si a pesar de este consejo seguimos queriendo hacer la nueva instalación nosotros mismos, debemos tener en cuenta un par de cosas.

Para empezar, antes de nada, debemos cortar el suministro eléctrico, es decir, debemos dirigirnos al interruptor general o al automático y bajar todas las llaves de luz asegurándonos así que no hay ningún tipo de electricidad en la vivienda.

Léete de cabo a rabo la normativa vigente. En más de una ocasión, los chapuzas mañosos  han realizado cambios que, a pesar de parecer maravillosos, no cumplían con la normativa, lo que es una pérdida de tiempo y dinero, así que lo mejor es consultar el RBT, Reglamento Electrónico para Baja Tensión.

No seas cutre y olvídate de las herramientas de los “chinos”, compra herramientas homologadas en grandes superficies como Leroy Merlin y Bricodepot o en tiendas especializadas como Electricidad.tienda. Esa es la mejor manera de asegurarnos una garantía fiable.

Primeros Pasos

Antes de nada debes realizar un esquema de la instalación eléctrica. Dibuja un croquis de los enchufes y puntos de luz que vayas a necesitar porque una vez hayas hecho todo te será muy complicado volver atrás.

Decide si quieres hacer el trazado de cables eléctrico de manera superficial o empotrado. Hacerlo empotrado queda mejor, pero requiere trabajos de albañilería, abriendo regatas por todas las paredes, introduciendo los cables y luego tapándolas con yeso. Esto obliga a que pintemos toda la vivienda una vez terminada la instalación. La instalación por la superficie puede discurrir por dentro de canaletas decorativas de plástico. Se fabrican en varios tamaños y colores, para adaptarlos a nuestras paredes y techos.

Una vez tengas esa parte lista debes seguir con la instalación de interruptores y enchufes. Simón es una buena marca pero actualmente hay algunas muy modernas que están dando buenos resultados. Acude a tu tienda más cercana y pregunta a un vendedor que pueda asesorarte.

Si cambias también la instalación eléctrica de los baños debemos tener especial cuidado pues esa área de la casa puede ser peligrosa. Para empezar, y como mínimo, asegúrate de poner toma de tierra en todos los enchufes y en la habitación, de ese modo saltará el automático si ocurre algún tipo de cortocircuito y protegeremos, tanto a nosotros mismos como al resto de la vivienda.

Ahora bien ¿cuánto cuesta una instalación eléctrica realizada por profesionales y cuánto podemos ahorrarnos si la hacemos nosotros mismos?  Cambiar la instalación eléctrica de toda una vivienda cuesta, de media, unos 2000 euros aproximadamente y el ahorro que podemos llegar a hacer si nos lanzamos a la aventura de ser nuestros propios electricistas puede llegar a ser de 1000 euros perfectamente. Ahora bien, la pregunta que debemos hacernos antes de tomar una decisión tan importante como esta a la ligera es la siguiente ¿merece la pena?

Las posibilidades de sufrir un accidente no son pequeñas y, a pesar de no sufrirlo, aún hay un gran porcentaje de posibilidades de que se haya realizado alguna instalación de modo incorrecto y esto pueda ocasionar algún daño a la vivienda, desde un inofensivo cortocircuito hasta un incendio o electrocución. Debido a ello, los expertos recomiendan acudir a profesionales, al menos en esta partida de la reforma. ¿Y tú, estás dispuesto a arriesgarte?