La inversión en tecnología falla

La inversión en tecnología falla

¿Sabéis cuánto invertimos actualmente en tecnología de media en España? Pues todo depende de cómo nos tomemos la pregunta. Si hablamos de la media por habitante yo diría que un pastizal mientras que si hablamos de lo que invierte el Gobierno en I+D diría que menos de lo necesario, de hecho España es el país europeo que más ha recortado en I+D durante la crisis, así que no me extraña que la mayoría de los grandes “cerebros” hayan tenido que emigrar, pero ese es otro tema.

Digo todo esto porque es ilógico lo que hacemos en este país. Pensad un momento como empresarios: sois dueños de una compañía que vende varios productos al por mayor y estáis perdiendo dinero porque solo uno de esos productos funciona bien y tiene ventas importantes. Eso significa que lo que ganáis con ese producto lo perdéis en la inversión de los otros así que… ¿qué haríais? Lo lógico sería apostar todo a ese producto y dejar de fabricar el resto ¿verdad? Pues España ha hecho justo lo contrario. Los productos que más se venden al año son tecnológicos, tanto a nivel profesional e industrial como a nivel particular, y cogemos y recortamos en esa partida presupuestaria…  No tengo anda más que decir, sobran las palabras.

Ahora bien, no penséis que cuando digo que lo más vendido son productos tecnológicos hablo solo de ordenadores, tablets y smartphones, porque no es así. Hablo de cientos de productos de electrónica e informática. Páginas webs como Superchip  o todomuybarato.es están funcionando de miedo porque el producto que vendes, económico y de calidad, es precisamente lo que el usuario busca: componentes electrónicos y de informática.

Lo más vendido en 2016 fue, como no, Tecnología

Según MercadoLibre y ComScore, los productos de tecnología se volvieron a imponer entre lo más buscado y comprado del año pasado. Ahora que estamos a dos meses de terminar el 2017 ¿creéis que habrá diferencia? Yo no.

Hemos creado una sociedad adicta a la tecnología. Hoy en día no sabríamos vivir sin mirar el móvil o el ordenador al menos una vez al día, algunos una vez cada hora o cada minuto, y aun así giramos la cabeza y miramos hacia otro lado. Increíble.

Habrá quien piense que esto de lo que hablo es extrapolar demasiado, que no es lo mismo el comercio de la esquina que el Gobierno, como tampoco es lo mismo que un empresario invierta en el nuevo modelo de smartphone  que España invierta en tecnología e investigación, pero la realidad es que está todo relacionado, muy relacionado. Y no nos damos cuenta.

Son los números más pequeños los que hacen mover a los grandes, es el pueblo, la masa, la que realmente decide lo que está o no de moda, lo que es no es importante, y casi siempre decide con sus actos, no con sus palabras. En España contamos con grandes investigadores en muchísimos sentidos y preferimos dejarles sin fondos antes que seguir apostando por ellos por lo que, al final, dan su sabiduría y su investigación a cualquier otro país que apueste por ellos e invierta en lo que es realmente importante.