La pintura de mi concesionario en buenas manos

La pintura de mi concesionario en buenas manos

 A veces por mucho que uno quiera, no te queda otra que dar un lavado de cara a tu negocio. En el plano económico iba bien, contamos con buenos coches y profesionales que consiguen vehículos en excepcionales condiciones, lo que nos ha granjeado la fama de profesionales de la venta de vehículos de importación de fiar.

El caso es que me gusta ver bastante por donde va la competencia y estaba viendo como nos quedábamos desfasados. Quería dar una imagen más joven y antes de remozar toda la página web y demás, quería pintar por entero con nuestra nueva imagen el concesionario que tenemos.

La pintura de tu negocio no puedes dejarla en manos de cualquiera

La verdad es que no sabía ni por dónde empezar a la hora de buscar un pintor, por lo que aprovechando que estaba navegando por Internet, me puse a buscar en “San Google”. Estuve viendo varios negocios de pintores hasta que me quedé en Mipintor.net. En la red vi bastantes buenas opiniones, por lo que contacté con ellos.

Cuando contacté con ellos me di cuenta que trataba con una empresa donde los pintores están especializados y tienen gran experiencia. La verdad que en algún momento valoré llamar a algún pintor low-cost de estos que uno ve en las web de anuncios o en las farolas, pero no quise arriesgar y necesitaba un trabajo realmente de calidad, pues en mente quería que durara todo al menos los próximos 4 años.

Ellos se encargaron de asesorarme en cuanto a la mejor pintura para mi negocio. La verdad que se agradece que vayan a solucionar tu problema con lo que necesitas. El presupuesto que realizaron fue bastante ajustado y en cuanto al tiempo de trabajo presupuestado lo cumplieron escrupulosamente, dejando los dos últimos días para tareas de limpieza y demás. Este tema, aunque pueda parecer nimio supone un gran ahorro para un negocio, estos son los pequeños grandes detalles que diferencian el trabajar con una gran empresa y no con aficionados o estafadores.

Esto de la pintura es un mundo aparte, hablando con los profesionales, al final opté porque también me pintarán el chalet de la sierra, ya que los años no pasan en balde y después de 15 años desde que lo compramos, la verdad es que en el interior se notaba el paso del tiempo.

En caso de que os animéis a buscar pintor o lo necesitéis os cuento como hicieron ellos, que realmente es lo recomendable a la vista de los resultados.

Lo primero, el pintor hace una primera visita en la que se analiza la necesidad y el tipo de acabado que se quiere. Esto hace que la pintura que se va a utilizar y los procesos a emplear sean los adecuados. Con todo esto pueden darte una valoración del coste de los trabajos, tanto en mano como en formato digital, lo ideal es que acordéis unas fechas para el comienzo de los trabajos.

Una vez hecho esto, se procede a preparar el espacio de trabajo, retirando o protegiendo en cada caso los elementos sensibles que nos podamos encontrar en el local o vivienda. Después empiezan las preparaciones de los parámetros a tratar, una fase que pocas empresas hacen y donde es importante que la ejecución sea correcta.

A la hora de abordar elementos como los rodapiés o marcos de puertas, lo normal es que se sellen con masilla acrílica, que después se va pintando con el mismo material. Antes de ponerse a pintar, lo usual es que se haga una muestra real de color, para después ir aplicando el acabado correspondiente. En la mayor parte de los casos se suelen recomendar pintura plástica o esmalte acrílico mate o de tipo satinado. Un dato que nunca está demás es que una vez finalizado su trabajo los pintores, dejen unos botes herméticos y marcados, donde vengan los diferentes colores que se empleen.

Por último, pero de gran importancia, lo correcto es que terminen el trabajo dejando el espacio en el que se trabaje en perfecto estado con todo limpio y en su sitio. Pueden por ejemplo ofrecer un servicio de retoque como en el caso de Mipintor.net. De esta manera te aseguras que el trabajo final no solo es bueno sino que además las cosas vuelven a su sitio.