Cómo preparar tu coche para el invierno

Cómo preparar tu coche para el invierno

El invierno ya está aquí y con él la caída generalizada de las temperaturas. Y para mantener el coche acorde a la climatología adversa que se suele dar en invierno hay que revisarlo y prepararlo para esta época del año. 

Un buen mantenimiento del vehículo es indispensable para circular con seguridad, además disminuye el riesgo de sufrir accidentes de tráfico que aumentan en invierno por el frío, la nieve, la climatología adversa y por que hay menos horas de luz que reducen la visibilidad en la carretera.  

Por supuesto, revisar el coche y tener todo correcto reduce también el riesgo de averías, que aumentan exponencialmente en invierno. Según un artículo de La Vanguardia (que puedes leer completo haciendo click aquí) con el frío aumenta un 18% la probabilidad de que los vehículos no arranquen y cerca de un 27% los fallos del sistema eléctrico. 

Así en este artículo te vamos a dar 10 consejos para preparar tu coche para el invierno que te permitirán evitarte grandes sustos. 

  1. No te olvides de las cadenas

En tu coche no deberían faltar las cadenas si vives en lugares donde es habitual que nieve o vas a viajar a zonas de montaña. Pero no solo sirve con tener cadenas y llevarlas en el coche, la mayoría de conductores no sabe ponerlas. Así que si eres de los que no sabe deberías aprender ya por si algún día tienes que ponerlas. Existen hasta tutoriales en Youtube que enseñan a poner las cadenas en menos de dos minutos, por lo que no hay excusas que valgan. 

  1. Revisa el líquido anticongelante 

El líquido anticongelante sirve para refrigerar el motor del coche y para preparar el vehículo para el frío deberías revisar que tenga el nivel correcto. Es muy importante porque si no es el adecuado puede hacer incluso que el coche no arranque y si está en mal estado puede congelarse y reventar los manguitos o incluso el motor. 

  1. Comprueba el líquido de los limpiaparabrisas 

También deberías comprobar el líquido de los limpiaparabrisas porque en invierno son esenciales para mejorar la visibilidad, especialmente porque llueve bastante más que en otras épocas del año y también por la nieve. 

  1. Examina las ruedas 

Tener las ruedas en correcto estado es fundamental para conducir con seguridad, eso siempre, pero todavía más si cabe en invierno. Para saber si los neumáticos no están desgastados hay que fijarse muy bien en el dibujo, deben tener al menos 1,6 milímetros de profundidad. Si están las ruedas desgastadas deberías cambiarlas ya.  Otro aspecto que hay que comprobar siempre que se examinan las ruedas es la presión, tendrás que comprobar cuál es la presión adecuada para tu vehículo y en cualquier gasolinera puedes medirla y añadir presión o quitar según convenga. 

Además, dependiendo de la zona en la que vivas puede que sea necesario poner neumáticos de invierno. Este tipo de ruedas son recomendables siempre y cuando no se superen los 10 grados, ya que son un tipo de neumáticos con mayor agarre ante la lluvia, el suelo con hielo o nieve y en asfalto seco, pero por debajo de esos 10 grados. 

  1. Revisa el líquido de frenos 

El líquido de frenos hace que los frenos funcionen correctamente, así que sobra decir que hay que revisarlo periódicamente para evitar sustos. Hay que verificar que el nivel sea correcto y si falta habría que rellenarlo y comprobar que no haya fugas. 

  1. Ten las luces en perfecto estado 

Está claro que en invierno hay menos horas naturales de luz, por lo que utilizamos más las luces del coche. Hay que revisar que funcionen todas correctamente por dos aspectos muy importantes, que tu veas bien durante la conducción pero también para que los demás te vean a ti. También tendrás que fijarte en las luces de niebla, si tiene tu coche, porque este fenómeno suele darse más en invierno. 

  1. Protege tu coche si va a estar a la intemperie 

Si no tienes garaje y tienes que dejar el coche en la calle o a la intemperie deberías protegerlo, así también evitarás perder tiempo cuando quieras utilizarlo. El truco básico para proteger el coche es poner un parasol o un cartón grande para evitar que el cristal se llene de hielo o escarcha. También deberías tener una rasqueta para poder quitar el hielo rápidamente y fácilmente de las ventanillas. 

  1. Ten cuidado con la batería 

Con el frío aumenta la posibilidad de que se descargue la batería por lo que hay que tener especial cuidado en invierno. No deberían faltar unas pinzas en tu maletero para que si se descarga la batería poder solucionarlo. “La batería debe ser revisada en el taller a partir del tercer año y es un proceso muy rápido que puede evitar a los conductores grandes sustos”, explican desde Talleres Carmelo, centro de reparación del automóvil en Valladolid. Así que si tu coche tiene más de tres años ya sabes lo que toca. 

  1. Limpia los cristales por dentro 

Los cristales se ensucian por dentro de polvo, grasa y suciedad. Siempre hay que limpiarlos por dentro, pero especialmente en invierno ya que se suelen empañar con bastante frecuencia y si a eso le sumas que están sucios empeora todavía más la visibilidad. 

  1. Comprueba las escobillas del limpiaparabrisas 

En invierno suele llover bastante y en algunas zonas la nieve también es bastante habitual. Es por ello que es indispensable que las escobillas del limpiaparabrisas estén en buen estado. Deberías comprobar su estado y si están desgastadas o estropeadas deberías cambiarlas. Ya no solo para que funcionen de manera correcta en los días de lluvia, sino porque pueden dañar y rayar el cristal. 

Estos son los consejos básicos para preparar tu coche para las bajas temperaturas del invierno y la climatología adversa de esta época del año. Sobra decir que ante cualquier indicio de avería deberías visitar tu taller mecánico de confianza y que nunca está de más realizar una revisión periódica del vehículo con especialistas.