El dilema de estas fechas en casa: el cumpleaños de mi mujer

El dilema de estas fechas en casa: el cumpleaños de mi mujer

birthday-cake-380178_640

Cuando tu mujer cumple años poco después de las navidades te encuentras en graves problemas, os lo digo yo que llevo 23 años batallando con el mismo dilema: ¿y ahora qué le compro?

Pensadlo bien. Acaban de pasar las fiestas donde más regalos se compran y, como has querido quedar de lujo, le has regalado todo lo que quería incluso alguna que otras sorpresa que se te ha ido ocurriendo y llega el 16 de enero, fecha de su cumpleaños, y ya no se te ocurre absolutamente nada. Y mira que he mirado artículos de regalos chulos, baratos, divertidos, originales…. Pero nada.

Mi cuñado me ha dicho que le compre una caja de experiencias de estas que están ahora tan de moda en las que te incluye un spa para dos, o una noche de hotel con cena romántica o algo así. Y no es mala idea la verdad pero yo encuentro muchos problemas con eso: horarios, trabajos, niños, vacaciones… Habría que cuadrar muchas cosas para disfrutar luego de esa noche de hotel y no es demasiado fácil como podéis imaginar así que a lo mejor se convierte más en un mareo que en un bonito y original regalo.

El caso es que este año voy a optar por la segunda opción que me ha dado mi cuñado: la ropa interior. Puede que parezca algo demasiado típico pero si elijo bien puede que salga airoso de este tema. Su novia me ha recomendado que mire una tienda online que tiene buenos precios y marcas muy conocidas y me he decantado por este sujetador Chantelle que voy a combinar con una braguita mona. No sé cómo acabará esto pero no me parece una mala idea, en principio.

Y es que es complicado. Seguro que los que tenéis situaciones parecidas sabéis de lo que os hablo porque pensar en regalos tan seguidos para la misma persona es complejo, aunque tengas millones de euros tendrás dudas, seguro.

Otra opción era la de prepararle una velada romántica pero para eso ya tendría que estar pidiendo favores para que se quedaran con los niños y no me apetece nada deberle favores a mi suegra porque luego me está llamando cada dos por tres para que le arregle algo. La semana pasada fue la cadena del inodoro y la anterior una bombilla fundida. Que ya sé que tampoco es que cueste tanto cambiar una bombilla por otra, eso no me molesta, lo que me fastidia es tener que cambiar mi previsión del día para sacar tiempo para ir a casa de la mujer y hacer lo que haya que hacer. Es un coñazo. Además, como tengo fama de manitas me lo pide a mí pero de su hijo e hija pasa… a ellos no les pide nada.

Lo mismo le regalo una guía para hacer arreglos en casa a la mujer y ya está. Mira por donde ya tengo regalo de cumpleaños para ella. ¿Veis que fácil?

Deja un comentario