Estudiar a los 40 años

Estudiar a los 40 años

  • ¿A qué te dedicas?
  • Pues estudio
  • ¿Pero cuántos años tienes?
  • 40. ¿Y qué?

Esta es la conversación que más de una vez he mantenido en los últimos meses. Y es que por culpa de la crisis hace años que no encuentro trabajo y he tenido que volver a la Universidad para formarme más. No me da vergüenza, pero me da lástima que tenga que estar dando explicaciones todos los días. Vivimos en una sociedad en la que la edad lo marca todo. Lo viejo no vale, cuando creo que es cuando más hay que escucharlos, pero ya lo dijo Carolina Bescansa, que sin los votos de los mayores, Podemos gobernaría. Pero dónde dice que hay que ser joven para ir a la Universidad.

Tengo que reconocer que costó mucho volver a estudiar. Primero porque como no tenía la selectividad tuve que acudir a sacármela. Afortunadamente acudí a Pupilos, un centro de estudios que ofrece cursos de preparación a la prueba de acceso a la universidad para mayores de 25 años en Sevilla impartidos por profesores especializados altamente cualificados en grupos muy reducidos y con atención personalizada. Ellos fueron los que me quitaron el miedo que tenía a ir con 40 años a la Uni.

Cuando decidas entrar a la Universidad con esta edad hay que tener en cuenta una cosa. Se debe entender por acceso obtener los requisitos que permiten ingresar en la universidad, mientras que se debe entender por admisión conseguir la plaza en la carrera y centro deseado. Por tanto, muchos estudiantes tienen acceso a la universidad y, sin embargo no tienen admisión en algunas carreras porque no consiguen plaza. La nota de corte no se establece previamente por ningún organismo o departamento, sino que es la nota de admisión del último solicitante que se ha matriculado en la carrera y centro de que se trate. Por tanto, durante el proceso de preinscripción irá variando a la baja, y se aconseja consultar las notas de corte cada vez que se publique una nueva adjudicación. Creo que me explicado, ¿no?

Miedo al miedo

La verdad es que el miedo lo tiene uno, pero no está en las aulas. Claro que los primeros días hay muchas miradas, pero a las dos semanas ya eres uno más. Lo que te tienes es que dedicar a estudiar, sin dejar de lado las relaciones sociales. Aunque es cierto que me resultado complicado hablar con gente que podría ser mis hijos. El día más curioso fue un día que hicimos una fiesta de bienvenida y acudí con ellos. Primero fue una cena, esa la aguanté bien, pero cuando fuimos de copas, a la segunda ya estaba en casa. Cosas de edad, con lo que yo he sido…

Pero lo importante es que poco a poco estoy sacando la carrera, y espero que con ella pueda encontrar trabajo. Bien es cierto que cuando termine, tendré un nuevo problema. O lo que es lo mismo, el problema que tiene la gente de 40 años para encontrar trabajo, pero esa, será otra historia.

Lo que quiero ahora es recomendar a todo el mundo que estudie. En mi caso lo he hecho por necesidad, pero es cierto que muchos otros lo hacen por gusto. En mi clase tengo a una mujer de 54 años que estudia simplemente porque tiene tiempo y quiere estar entretenida. Ole por ella.