La calidad es lo que nos diferencia en un mundo cada vez más competitivo

La calidad es lo que nos diferencia en un mundo cada vez más competitivo

Nos ha tocado vivir en una época de la vida en la que cada vez existe una mayor competencia y que, por ello, nos es más complicado seguir creciendo a los que tenemos una o varias empresas con actividad. Una situación compleja que se debe, en gran medida, al avance de las nuevas tecnologías y es que hasta no hace muchas fechas, todos nuestros clientes eran nuestros vecinos del barrio que acudían a nuestro negocio de proximidad para comprar todo aquello que necesitaban, sin embargo, hoy en día, esto ya no es así y es que a través de los móviles, de las tabletas o de los ordenadores, pueden adquirir cualquier producto en una tienda de cualquier parte del mundo a través de un solo clic.

Por ello, si queremos seguir estando activos y no dejar de tener nuestro nicho de mercado, en la actualidad debemos de actualizarnos y, para ello, tendremos que hacerlo cuanto antes mejor, puesto que, de lo contrario, otras empresas nos comerán nuestra clientela y todo nuestro esfuerzo, forjado durante muchos años de trabajo, quedará para el olvido.

Hoy en día existen muchas formas de hacernos valer y de demostrar que merecemos seguir teniendo a nuestros clientes y seguir optando a estar en activo en el mercado. En algunos casos, una de las formas más utilizadas es la de importar productos de países que son considerablemente más baratos, como China, y venderlos a través de páginas web o de comercios al por menor en otros países como puede ser el nuestro, España.

Sin embargo, esta fórmula no es la más recomendada ya que podemos tener problemas a la hora de cruzar los productos la aduana española, es por ello por lo que no os recomendamos seguirla. Sin embargo, la opción que si que os recomendamos es la de aliaros con empresas logísticas y tecnológicas para poder disponer de una páginas web puntera a través de la cual poder vender todo nuestro catálogo de productos, así como también, gracias a la logística, tener una gran eficacia a la hora de enviar todos los bienes que nos compren, de tal forma que el cliente los reciba en un espacio de tiempo muy breve, tal y como hacen grandes compañías como Amazon.

Además, tal y como os avanzamos en el título, en un mundo tan competido como lo es el que nos ha tocado vivir, es fundamental que nos diferenciemos del resto por nuestra calidad y es que todo aquello que goza de una calidad superior, además de ser digno de ser vendido más caro, también tiene la ventaja de que ofrece una mayor confianza a todos los compradores. Q-BO es, en este campo, el mejor aliado que podemos tener y es que se trata de un software de calidad que cumple las normas ISO 9001 2015, ISO 14001, ISO 22000 y la OHSAS 18001, por lo que, dotándonos de él en nuestra empresa, tendremos la garantía de diferenciarnos de forma más que positiva del resto de todos nuestros competidores. Una tarea, como os decimos, que hoy en día es más que fundamental y que, el claro ejemplo de ello es que no solo las empresas buscan esta diferenciación, sino que también lo hacen ayuntamientos como el de Tolosa, el cual ha obtenido, de manera reciente, el Certificado de Calidad del Euskera BIKAIN, el cual acredita a su poseedor, en este caso el consistorio, de un nivel determinado de normalización en la presencia, uso y gestión del idioma euskera en el ámbito socio-económico del conjunto del ayuntamiento, diferenciándolo así, como os hemos mencionado con anterioridad, como un plus de notoriedad frente al resto de consistorios limítrofes.

La calidad, una máxima empresarial

En todo el mundo existen cientos de ejemplos de empresas que tienen la calidad entre sus valores fundamentales, sin embargo, para ubicaros rápido os vamos a poner el mejor ejemplo posible, el de Apple. La firma estadounidense no es la más puntera en cuanto a avances se refiere, de hecho, sus teléfonos, a menudo van en novedades por detrás del resto, sin embargo, aunque ellos hayan desarrollado previamente la tecnología, lo que prefieren es ser fieles a sus valores y vender el mejor diseño y la mejor calidad que puedan ofrecer, de tal forma que todos sus clientes compran y pagan la exclusividad de tener un producto perfecto. Una tecnología que no debe fallar y que goza de un diseño y una calidad digna de los artículos más lujosos pero a precios de clase media.