Vapeadores, la moda que ha llegado para quedarse

Vapeadores, la moda que ha llegado para quedarse

Dicen que las modas van y vienen. Sin embargo, la de vapear parece que ha legado para quedarse. Y es que es la mejor forma de poder dejar de fumar, o de hacerlo pero en este caso con menos efectos nocivos para la salud. Y es que, la cruzada que se mantiene desde las organizaciones contra el tabaco (y es normal) ha provocado que cada vez sean más los fumadores que apuestan por el vapeador.

Afortunadamente ya existen estudios en el mercado que confirman que lo de vapear no es acción nociva, al contrario. Un informe sugiere que el vapeo podría aumentar la cantidad de personas que dejan de fumar. «Ahora hay evidencia de que es probable que los cigarrillos electrónicos con nicotina aumenten las posibilidades de dejar de fumar con éxito en comparación con el chicle o los parches de nicotina», asegura Jamie Hartmann-Boyce, experta del Grupo Cochrane de Adicción al Tabaco, que codirigió la publicación.

Y es que los datos dicen que cada vez son más las personas que cambian el tabaco por estos cigarros electrónicos. El mercado del vapeo sigue en imparable crecimiento, ya que sus previsiones de ventas demuestran que esta nueva moda ha llegado para quedarse. El número de consumidores ha pasado de seis millones en todo el mundo en 2011 a 55 millones en 2021, que es el último año del que se tienen datos. Y las estimaciones apuntan a que la cifra alcanzará subirá en los próximos años, que generará un volumen de negocio de más de 30.000 millones. Además, el tiempo de confinamiento por culpa de la pandemia también ha aumentado los socios del vapeo.

Una publicación de Cochrane de 2016 también encontró que los cigarrillos electrónicos tenían más probabilidades de ayudar a los fumadores a dejar de fumar que los parches de nicotina o los chicles, pero la evidencia disponible en ese momento era más escasa. Y esto es algo que damos fe, pues es mi caso.  Recientes datos del Eurobarómetro muestran que el 7% de los fumadores de 27 países europeos han utilizado vapeador en alguna ocasión: el 5% los utilizaron una o 2 veces, el 1% los utilizan de forma ocasional y el 1% los utilizan de forma regular.

Además el mercado ha evolucionado mucho. Ahora mismo puedes encontrar este tipo de vapes desechables a muy buen precio y de todos los gustos e incluso sabores. Una gran cantidad de dispositivos recargables están disponibles, en una gran cantidad de estilos, formas y colores, haciendo de la experiencia de vapeo algo que puede ser personalizado. Los e-liquids se pueden comprar en una gran selección de sabores e intensidades de nicotina, que se adaptan a cada gusto del consumidor.

Así funciona

El cigarrillo electrónico (CE) es un dispositivo que está constituido básicamente por tres elementos: la batería, el atomizador y el cartucho. Estos tres elementos se ensamblan unos con otros y forman un dispositivo que tiene el aspecto de un cigarrillo. El cartucho está cargado con líquido que puede contener diferentes sustancias: propilenglicol, glicerina y, en ocasiones, nicotina. Cuando el sujeto «vapea» y la batería entra en funcionamiento, se calienta el atomizador y el líquido se vierte en el interior del mismo y se convierte en vapor. Este vapor es el que es inhalado por el consumidor.

Sustancias

Con respecto a las sustancias químicas que están presentes en los vapeadores, hay que considerar dos aspectos. Por un lado, las sustancias que están contenidas en el líquido con el que se carga el vapeador; por otro lado, las que se producen como consecuencia del calentamiento de dicho líquido y que son vehiculizadas a través del vapor que emite el vapeador. El líquido con el que se cargan los CE contiene las siguientes sustancias: propilenglicol, glicerina, nicotina, saborizantes (tabaco, menta, frutas, canela, etc.) y otros aditivos. De ahí su buen sabor, lo que hace que cada vez tenga más adeptos.

Es cierto que existen estudios que dicen que vapear no es lo más sano del mundo, vale, eso ya lo sabemos, pero también es cierto que es mucho más sano que el tabaco. Los que somos adictos a la nicotina sabemos que no es tan fácil salir de este mundo, por lo tanto, todo lo que sea bajar la intensidad, bienvenida sea.

Así pues, con estos datos sobre la mesa y estos estudios está claro que lo de vapear ha llegado para quedarse. Todos conocemos a un amigo o a un compañero de trabajo que se ha pasado del tabaco a los vapeadores.