Disfrazarse está más de moda que nunca

Disfrazarse está más de moda que nunca

Hasta hace pocos años, en este país, apenas se celebraba la fiesta de Halloween (contracción del inglés All Hallows’ Eve, en español: «Víspera de Todos los Santos»), Noche de Brujas o Noche de Víspera de Difuntos. Pero en la actualidad, cada vez son más las personas que se disfrazan la noche del 31 de octubre. La temática, por norma general, es el terror, si bien hay gente que prefiere disfrazarse de cualquier otra cosa. El caso es divertirse, y punto.

“A la gente le gusta la fiesta de Halloween, y cada año, recibimos más pedidos por estas fechas”, aseguran en Ideal Fiestas, una tienda online de disfraces, que nace precisamente porque aman las fiestas y por esa razón únicamente, por eso solo venden disfraces originales, accesorios de decoración, globos, piñatas y todos los artículos propios, tanto de Halloween, como de otras fiestas y celebraciones. Tienen de todo. Disfraces para fiestas de verano, invierno, carnaval o Halloween, de dibujos animados, de animales, de profesiones, de piratas, indios, vaqueros, payasos, etc. En fin, cualquier cosa que necesites para disfrazarte a ti, y a toda la familia. Ah, y también tienen guirnaldas, globos, photocall y lo necesites para organizar una fiesta.

En nuestra tienda de disfraces originales para fiestas puedes comprar disfraces para adultos y disfraces para niños. Por otro lado, también puedes hacerte con un montón de accesorios como pelucas, tutús, gorros o máscaras. Las temáticas son muy variadas. Descubre nuestro amplio catálogo y hazte con todo lo que necesitas para celebrar la mejor de las fiestas.

Pero siempre hay alguno que viene a aguar la fiesta y romper el buen rollito. A ver, que en España, también hay cierta tradición, no en todas las comunidades, ni al mismo nivel, pero sí la hay. En algunas comunidades como Galicia como una fiesta de origen celta que se llama Samhain.

Se celebra internacionalmente en la noche del 31 de octubre, sobre todo en los Estados Unidos y latinoamérica. Sus raíces están vinculadas con la conmemoración celta del Samhain y la festividad cristiana del Día de Todos los Santos, que celebran los católicos el 1 de noviembre. Se trata de un fiesta de origen ancestral, aunque algunos piensan que no está exenta de cierto tono religioso, ya que los inmigrantes irlandeses transmitieron versiones de la tradición a América del Norte durante la Gran hambruna irlandesa, en el siglo XIX, una de las peores crisis de toda la historia.

El día se asocia a menudo con los colores naranja, negro y morado, son típicas las calabazas tallas y en algunos países se hace el típico truco o trato, hogueras, visitas a casas en busca de dulces y caramelos, bromas, lectura de historias de miedo, ver pelis de terror… y en este país, mayormente, salir disfrazado a emborracharse en los bares. ¿O no es así? Que no, que es una broma. Si aquí también se hacen infinidad de fiestas temáticas en buena parte de España…

Una fiesta de origen celta

Halloween según la teoría tradicional tiene su origen en una festividad céltica conocida como Samhain, que deriva del irlandés antiguo y significa «fin del verano». Según ciertos textos escritos en la Edad Medieval., el término Samhain significa fin del verano, y resulta de combinar las palabras de gaélico antiguo Samh (verano) y Fuin (final).

Otra teoría asegura que es el término Samhain, viene del gaélico antiguo (irlandés antiguo) de Samhain proviene del protocéltico samoni (asamblea o reunión). Según esta segunda hipótesis, la interpretación medieval de que Samhain significa «final del verano», se debe a que para los antiguos celtas esta fecha coincidía con el fin de la mitad estival del año y el inicio de la mitad invernal, por lo que es probable que etimológicamente el origen de la palabra Samhain se refiriera a una asamblea de los vivos con los muertos, ya que los celtas creían que sucedía la noche del 31 de octubre.

Los antiguos britanos tenían una festividad similar conocida como Calan Gaeaf. En el Samhain se celebraba el final de la temporada de cosechas y se consideraba como el «Año nuevo celta», que comenzaba con la estación oscura.

Los antiguos celtas creían que la línea que une a este mundo con el Otro Mundo se estrechaba la noche del Samhain, y dejaba pasar a través de ella a los espíritus tanto buenos como malos. A los familiares se les invitaba y a los malos, se les echaba. Se cree que las máscaras y los disfraces era para ahuyentarlos. También se consumen alimentos y bebidas, y en Asturias se celebraban banquetes en las tumbas de antepasados.