Los hombres cada vez muestran más interés por la compra de joyas

Los hombres cada vez muestran más interés por la compra de joyas

¿Quién ha dicho alguna vez que las joyas son cosa solo de mujeres? Quien lo haya comentado, seguramente se haya ido callando y arrepintiendo de lo dicho con el paso de los años, porque los hombres se van animando, poco a poco, a la compra de joyas en todo el mundo, no solo en España. Desde luego, es un asunto que tenía que suceder tarde o temprano. Que complementos que llaman tanto la atención como las joyas fueran cosa solo de mujeres era algo que tenía que cambiar. Ellas, por supuesto, también tienen reservado un importante lugar, pero ahora es compartido.

Solo hace falta mirar un poco a nuestro alrededor para darnos cuenta de lo que venimos diciendo. Si lo hacéis, podréis observar que son cada vez más los hombres que llevan pulsera, anillo (aunque no estén casados) e incluso colgantes. Y lo cierto es que la mayoría de ellos se sienten verdaderamente cómodos con los complementos que llevan puestos. Desde luego, lo que es evidente es que no sirve de nada atribuir un sexo concreto como el destinatario de la mayoría de las joyas que se fabrican a día de hoy en todo el mundo.

Un artículo publicado en la web del diario Expansión informaba de que cada vez más hombres estaban interesados en la compra de joyas. En concreto, en un país como México, el 15% del mercado joyero es consumido por hombres, algo que refleja que el sector masculino cada vez cuida más de su imagen personal, una cuestión que quizá haya asumido como propia como consecuencia de la potencia adquirida de un tiempo a esta parte por las redes sociales. Es evidente que ellos también tienen mucho que decir en lo que tiene que ver con este asunto.

De hecho, fijaos en lo que apunta una noticia de El País (en concreto, de su sección Cinco Días) acerca de la compra de joyas caras. Asegura que esta es una cuestión de hombres. Desde nuestro punto de vista, consideramos que, aunque es cierto que los hombres han empezado a apostar por las joyas caras, no está bien argumentar que esto es solo cosa de hombres. Ni que decir tiene que hay mujeres que compran joyas caras y que, desde luego, lo van a seguir haciendo en los próximos años. Cuanto más completo sea el mercado y cuanta más gente englobe, mejor para todo el mundo.

Los negocios dedicados a la venta de joyas están de enhorabuena en los tiempos que corren. Y es que ya no solo son las mujeres las que se muestran dispuestas a comprar joyería, sino que la aportación de los hombres en este sentido también se ha venido desarrollando de un tiempo a esta parte. Es algo que nos han confirmado desde Coseta, asegurando al mismo tiempo que ha sido este aumento de público el que ha permitido que el sector haya subsistido en un periodo tan complicado como el que se ha venido desarrollando tras el fin del confinamiento.

Un sector con margen de mejora

No cabe duda de que estas son buenas noticias para una actividad que venía sufriendo las consecuencias de la mala situación económica desde el año 2008, en el que empezó una crisis casi sin precedentes. Tenemos la sensación de que, desde luego, que los hombres se hayan sumado a la compra de este tipo de artículos va a sentar fenomenalmente bien a todos esos sectores que, como este, tienen todavía mucho que decir en el mercado actual. De eso que no le quepa la menor duda a nadie.

Lo que es evidente es que todo lo que tiene que ver con la venta y compra de joyas ahora es algo más universal que hace unos años. No cabe duda de que el hecho de que los hombres hayan empezado a adquirir este tipo de elementos tiene mucho que ver con el hecho de que haya mejorado la salud del sector. Y es que no solo estamos viendo cómo ellos han empezado a mostrar interés en este sentido, sino que también hemos visto que muchos de ellos han decidido realizar una apuesta muy decidida por este tema en pos de seguir cuidado de su imagen del mejor modo posible.

No nos cabe la menor duda de que las joyas van a seguir interesando a propios y extraños de cara a los años que están por venir. El hecho de que no todas las joyas tengan un precio prohibitivo para la gente de a pie ha acercado a muchas personas a lo que respecta a esta materia. Desde luego, eso ha tenido una importancia muy grande a la hora de hacer accesible este sector a la gente. Y eso, a día de hoy, es clave para crecer.