Apps de contactos: qué tipo de perfil eres

Apps de contactos: qué tipo de perfil eres

Las aplicaciones de internet y para móviles para encontrar pareja o ligar se están convirtiendo en algo muy habitual entre los jóvenes o entre aquellos que desean dar con esa persona especial con la que compartir momentos de ternura, la vida entera o simplemente unos momentos de pasión loca. Muchos son los chicos que se apuntado a esta moda, y diferentes son los perfiles que las chicas se pueden encontrar. Desde los más desaliñados hasta los más cuidados que se visten bien con ropa de Live4everteen, desde románticos hasta rancios… Y tú, ¿qué tipo de perfil eres?

Pues bien, si quieres encontrar a alguien hay muchas aplicaciones, desde Meetic, una de las más comunes, hasta la de los solteros exigentes, Edarling, pasando por Badoo, de un perfil mucho más juvenil, Adopta un tío, de mucho éxito en Francia, o Shaken y Tindr. Hay para todos los gustos y de hecho los usuarios suelen rellenar más de un perfil para conocer si cabe a más gente.

La clave de saber utilizar este tipo de aplicaciones consiste en rellenar muy bien nuestro perfil y estudiar también el de las personas con las que queremos tener relación o de las que deseamos saber algo más, ya que si no lo más posible es que la cita sea un verdadero fracaso y una pérdida de tiempo para ambos.

Y en esto de los perfiles, vamos a hacer un repaso de los más comunes que nos podemos encontrar para saber a cuál pertenecemos:

  • El romántico: este el típico chico que es un enamorado del amor y desea de corazón encontrar una pareja estable con la que le vaya bien y hacer planes a medio y largo plazo, entre los que pueden figurar el vivir juntos o formar una familia. Normalmente estos chicos son aquellos que más pendientes están de sus conquistas y tratan de hablarles de forma cariñosa y conquistadora.
  • El que no busca nada porque sale de una relación: estos son los chicos que salen de una relación larga o complicada la que no desean volver pero tampoco quieren romperse la cabeza con nuevas conquistas. No obstante, se apuntan de todas formas a este tipo de plataformas para conocer chicas y si surge la ocasión intimar un poco pero sin las obligaciones propias de una relación seria.
  • Los que solamente quieren sexo: aunque resulte extraño, mucha gente prefiere estar sola y únicamente desea satisfacer este tipo de necesidades. Siempre habrá alguien que se preste a lo mismo al otro lado. Sería divertido que luego les fuese bien y acabasen enamorados.
  • El religioso: otro de los perfiles que nos podría parecer extinto ya pero que sigue existiendo. Se trata de ese chico con firmes convicciones y que no quiere tener nada de sexo hasta después de estar la relación formalizada con el matrimonio.
  • El exigente: este chico pretende encontrar a la mujer de su vida pero no le vale cualquiera ni se baja a conocer a todas las posibles chicas que pudiesen encajar, sino que busca la perfección. Y puede que se tire años en la aplicación hasta que esta aparezca, si es que aparece.
  • El guapo: se gusta a sí mismo y si algo llega y le va bien lo coge, y si no lo deja pasar hasta que aparezca, sin prisas, porque sabe que las conquista a todas con aplicación o sin ella.
  • El que trae traumas de serie: hay chicos que resultan complicados para tratar de entablar relaciones con ellos, ya que están marcados por las anteriores. Si una chica les ha puesto los cuernos, desconfiarán de las siguientes. Si una chica no les ha dejado salir con sus amigos, desearán estar de fiesta todo el día, algo incompatible con una relación común.

El perfil más peligroso y que hace daño a las chicas

Este es el del mentiroso. De estos hay muchos y por diferentes motivos. Los que hay que no se sienten a gusto consigo mismos por su cuerpo o porque se siente inferiores por su trabajo frente a las chicas. Incluso hay quienes ocultan que siguen casados o que tienen hijos, o quienes se las dan de algo que no son. Son un problema para las chicas, porque si alguna de ellas se pilla de la imagen que estos proyectan al final acaba sufriendo al descubrir la verdad, igual que les pasaría a ellos si sucediese al revés.