Consejos para prevenir las lesiones deportivas

Consejos para prevenir las lesiones deportivas

Dentro de los hábitos saludables para las personas, la actividad física es uno de los más recomendados y prueba de ello es que la Organización Mundial de la Salud (OMS) la considera como el factor que interviene en el estado de la salud de las personas, a la vez que recomienda ejercitarse al menos dos horas a la semana. Hay cada vez más estudios que evidencian la importancia de la actividad física para mantener y mejorar el estado de salud, además de ser un hábito social que aumenta cada vez más. Todo ello hace que a veces se originen inesperadas y dolorosas lesiones musculares como consecuencia de una inadecuada actividad física recreativa, al no disponer las personas de la debida asesoría física ni tomar ningún tipo de prevención. De ahí la gran importancia de que antes de cualquier actividad física debamos de aprender cómo prevenir cualquier tipo de lesión muscular. Las principales pautas que se deben seguir son las siguientes:

  • Cualquier entrenador, profesor de gimnasia o deportista nos hará entender que un buen calentamiento es la parte más importante e indispensable en cualquier tipo de deporte para preparar el cuerpo y poner en marcha todos los grupos musculares. Durante su ejecución conseguiremos una movilización suave y progresiva de los músculos y articulaciones a los que aporta una mayor relajación, a la vez que aumenta el flujo de sangre y oxígeno consiguiendo así una mayor resistencia del músculo. Diversos estudios han demostrado que un músculo caliente es menos propenso a la tensión y a sufrir lesiones, desgarros o rompimiento. Un calentamiento debe ser rápido, sencillo y fácil, su duración e intensidad dependerá del nivel de ejercicio a realizar, debiendo incluir diversos tipos de ejercicios como trotar, saltar, rotaciones de cuello, brazos, piernas y cuerpo, flexiones, sentadillas, etc. Estos calentamientos también varían en función del deporte que se practique y de su dureza física, así, en este sentido, los calentamientos de crossfit son mucho más intensos que los de bádminton. Esto es algo que si vosotros estáis pensando en practicar actividades como el citado crossfit porque os llaman pero no lo conocéis bien, nosotros os recomendamos que vayáis a Crossfit Lucentum, y es que allí ellos te asesorarán y te ayudarán a progresar desde el primer día, trabajando con entrenamientos totalmente diferentes cada día y poniendo en marcha todos y cada uno de los músculos con lo que notarás un progreso constante en movilidad y salud.
  • Una vez tengamos la musculatura caliente, el siguiente paso es mejorar su flexibilidad mediante extensiones hasta llegar al punto de tensión, lentas y suaves en las que el cuerpo debe permanecer en posición estática, sin movimiento, manteniéndolo así estirado entre 15 y 30 segundos. El estiramiento relaja los músculos y tendones lo cual alivia el desgaste muscular, debiendo realizarse antes y después de un entrenamiento para dar a la musculatura un tiempo de recuperación para aliviar el dolor, gracias al aumento del flujo sanguíneo.
  • Tomarse un tiempo. Se necesita dedicar el tiempo suficiente para aumentar gradualmente los niveles de esfuerzo, de tal forma que el cuerpo tenga la suficiente capacidad de adaptación a las tensiones producidas por el esfuerzo en huesos, articulaciones y músculos, por lo que debemos comenzar lentamente y aumentar de forma gradual el nivel de esfuerzo, así evitaremos cualquier tipo de tirón o distensión muscular. En caso de mostrar signos de fatiga o estrés lo recomendable es ajustar los niveles de entrenamiento, si lo que se muestra es un dolor fuerte debemos pensar si puede ser una señal de algún tipo de lesión.
  • Hidratación. Cuando se realiza algún tipo de ejercicio físico el cuerpo elimina agua a través de sus poros mediante el sudor. Este fluido además de agua lleva una gran cantidad de sales minerales disueltos que permiten un mejor funcionamiento muscular, por ello beber agua antes, durante y después de una actividad física es esencial para mantener el cuerpo hidratado, evitar el aumento de la temperatura corporal y recuperar los líquidos eliminados, pues no se debe esperar a tener sed para beber líquidos, ya que esta es una señal de que el cuerpo está deshidratado.
  • Equipación adecuada. Sea cual sea la actividad física a realizar debe asegurarse que el equipo con el que cuenta sea el adecuado para su físico, la actividad y el tipo de movimientos a realizar.

Las lesiones varían en función del deporte

Toda actividad deportiva tiene su riesgo, ahora bien, está claro que no entraña el mismo porcentaje de riesgo jugar al futbol que practicar natación. Según lo expuesto en las Jornadas de formación básica en traumatología del deporte, se concluye que el 40% de los casos de lesiones que se producen en deportes colectivos practicados por amateurs son por contusiones. Por ejemplo, las lesiones de rodilla alcanzan porcentajes muy dispares según el deporte de que se trate, en balonmano llegan a sufrir el 60% de las lesiones, mientras que en el futbol el 32,63%, mientras en baloncesto alcanzan el 18%.