Proteína en polvo, una ayuda extra para el deportista

Proteína en polvo, una ayuda extra para el deportista

El cuidado personal, la actividad deportiva, los tratamientos estéticos, gozan hoy día de una implantación social con importancia creciente. Y es en el deporte donde existen ayudas y complementos dietéticos que realmente esculpen el cuerpo, naturalmente acompañados de una práctica deportiva continuada y pautada de acuerdo a nuestras características de índice de masa muscular, talla, peso, estado general de salud, y también de aquello que nos gustaría resaltar en nuestro aspecto, con el objetivo de una imagen idealizada de nosotros mismos y a la que nos gustaría parecernos. Se puede conseguir.

Pros y contras de la proteína en polvo

La proteína en polvo es una industria potente, se prevé que para 2020 su ratio sea de 7.500 millones de dólares, y esta popularidad se basa en un conjunto de razones, por ejemplo para los vegetarianos y veganos estos son complementos útiles y válidos para complementar su dieta, sin quebrantar su filosofía de vida; para las personas que buscan quemar la grasa sobrante del abdomen sin tener que  realizar demasiado esfuerzo, con una comida sin complicaciones en su preparación, también pueden servir; para deportistas que buscan una ventaja competitiva por el desarrollo de la musculación más rápido, por supuesto, hay que tener en cuenta que las necesidades proteínicas de los deportistas pueden ser hasta el doble de las de una persona común, debido a su gasto energético y al proceso de desdoblamiento, reparación y desarrollo muscular.

La proteína como complemento de la dieta se presenta en forma de polvo, y se consume, bien agregándola a los alimentos para enriquecerlos, o mezclada con agua u otras bebidas, en especial zumos o té. La proteína es un componente de la alimentación muy importante para los músculos, el cabello, piel y las uñas, y en su composición se incluyen fuentes deshidratadas de leche, soja, vegetales y plantas. La mayoría de los polvos de proteína que se comercializan contienen suero, soja o caseína, se trata de proteínas de gran valor nutritivo que incluyen los nueve aminoácidos esenciales. La recomendación es consumir diariamente 0.8 gramos de proteína por kilogramo de peso corporal, si bien es cierto que a medida que se envejece las necesidades son mayores por la pérdida de masa muscular, no es necesario ser un atleta para necesitar un mayor aporte. También pueden necesitar más proteínas las personas que están en proceso de recuperación de una cirugía importante.

Uno de los atractivos de la proteína en polvo es su gran comodidad de uso, sobre todo para los deportistas, que complementan su dieta saludable con un extra de proteínas. Simplemente pueden mezclarlo con un batido de avena, un zumo de frutas, cualquier alimento, ya sea hervido, horneado, asado. Otra ventaja es que la proteína es un nutriente con un alto índice de saciedad, por lo que la ingesta de alimentos es menor, y tiene mayor ventaja metabólica si es baja en calorías.

En la otra cara de la moneda está el control de su uso, saber exactamente qué debemos tomar y en qué medida, no pensar que a mayor cantidad más músculo… Exceso de proteína, a partir de un 35% de las calorías diarias, nos puede provocar fatiga, calambres musculares, dolor de cabeza, náuseas, deshidratación, inflamación de articulaciones, sobrecarga para los riñones, que pueden derivar en problemas renales o excreción de calcio, con pérdida de masa ósea. No son problemas leves.

Deberás leer bien las etiquetas, algunos de estos productos pueden contener aceites y azúcares en exceso, probióticos o aminoácidos, a veces incluso estimulantes o esteroides.

También es importante que consumas productos en cuya etiqueta se exprese claramente que son de producción biológica, es decir que las materias primas con las que se han elaborado están libres de metales pesados y otros productos procedentes del subsuelo o de abonos químicos.

El consejo es que te pongas en manos de un nutricionista que te aconseje si necesitas y con qué tipo de proteínas puedes complementar tu dieta, o si por el contrario estás obteniendo suficientes nutrientes de tu alimentación regular. En caso de tomar estos complementos dietéticos un médico deberá vigilar tu salud, para comprobar tus niveles de calcio y el buen funcionamiento de la función renal. La proteína en polvo está pensada para ser un suplemento, no el alimento en sí. Los alimentos integrales proporcionan muchos nutrientes y fibra, y nuestras necesidades proteínicas normales pueden satisfacerse a través de los alimentos que ingerimos diariamente.

Deberás buscar sólo productos de buena calidad y de empresas referentes en el mundo de la nutrición, como Sfy Nutrition, y usarlos de forma moderada: Ya sabes, menos es más. Sfy Nutrition es una marca especialista en suplementos deportivos y nutrición, mayorista de proteínas, cuyo compromiso es el de ofrecer todo tipo de productos capaces de aportar un extra a las actividades deportivas de los atletas en sus diferentes modalidades: Fitness, crossfit, natación, ciclismo, triatlones y cualquier otra disciplina que requiera un alto nivel de preparación, entrenamiento y esfuerzo. Por eso han desarrollado las mejores proteínas del mercado, especialmente diseñadas para deportistas, para aumentar masa muscular, proteínas quema-grasa para eliminar la grasa abdominal de manera sencilla, rápida y eficaz, y los mejores batidos de proteínas del mercado, todo pensado para ayudarte a conseguir tus metas.