La calefacción ideal según el tamaño de tu casa

La calefacción ideal según el tamaño de tu casa

Cuando te separas todo te cambia. Desde lo más grande a lo más pequeño. Y una de las cosas que me di cuenta cuando mi mujer de 15 años me dio la patada, hay que ver lo que han aumentado los divorcios en el último año, ¿verdad?, es que mi vida cambiaba por completo. Ya no había que comprar dos de cada cosa, con una lo tenía. Ya no hacía falta tener canales de mujeres en la televisión, ya no volvían a entrar cosméticos ni cremas en el cuarto de baño. Pero donde más me di cuenta fue en la cuenta corriente.

Tengo que reconocer que aunque fue ella la que me dejó, en ningún momento fue  a sacarme el dinero. Ella me compró la casa y tuve que comprarme otra. Así que me puse a pensar qué tipo de casa le iría mejor a un divorciado. Y lo que tenía bien claro es que el tema de la calefacción era primordial. Así que me puse  a investigar. Y es que antes teníamos que calentar la casa para dos, pero teniendo en cuenta el cuarto de baño y la posibilidad de la llegada de un hijo. Ahora esto no va a pasar, así que hay que replantearse todo.

Opciones

De esta manera, los propietarios de pisos pequeños tenemos la posibilidad de elegir entre calefacción eléctrica, gas natural, propano canalizado y butano. Las viviendas unifamiliares también pueden calentarse con gasóleo y depósitos de propano a granel.

  • Con propano unos 11kgs, se puede calentar una casa de 50 metros por solo 385 euros al año y una de 120 metros por poco más de 1.000 euros. Pero claro, el problema es que el propano no está disponible en muchos lugares, y uno de ellos era mi casa.  También es barata la calefacción de butano, pero poco segura, aún salen noticias de explosiones, y trabajosa en su mantenimiento, ya que las bombonas son pesadas y deben cambiarse con frecuencia. Y ya no estoy para esos trotes.
  • Así pues elegí la calefacción eléctrica. El coste medio anual de la calefacción eléctrica es de 856,75 euros anuales para un piso de 50 metros cuadrados, que es lo que tiene el mío. No es barato, pero tiene otros beneficios. Por ejemplo el de saber que voy a consumir lo que esté en casa. Ya que cuando llegue encenderé el termostato. Además es rápida de llegar, podré llegar a casa y que se caliente en seguida. Y es que la electricidad es la fuente de energía más cómoda y segura. De esta manera me puse en contacto con Eco Cima, que son expertos en estos trabajos, y me realizaron la instalación.
  • Para las casas grandes, lo mejor es el gas natural. En viviendas de un mínimo de 80 metros cuadrados es la energía más eficiente y confortable con un consumo anual de 600 euros al año que se eleva hasta los 927 euros al año para un chalet de 120 metros, por ejemplo. Yo por supuesto, la desecho.

Como puedes comprobar, ahora ya soltero, tengo que mirar estas cosas con mimo. Y si de verdad te pones a mirar, comprobarás cómo en muchas ocasiones, estamos tirando dinero a la basura por no saber controlar. Eso sí, en lo que sigo teniendo problemas es en algunos alimentos que siguen vendiéndose de dos en dos. Pero eso ya es otra historia.