La mejor equipación para el running

El deporte es una de las mejores formas para combatir el estrés, aumentar nuestra salud y también hacernos sentir bien con nuestro cuerpo y nuestra mente. Una de las disciplinas más prácticas para poner todo esto en marcha es el running.

Se trata de un deporte totalmente económico, ya que no necesita del pago de cuotas en un gimnasio o de clases, basta con hacerse con el calzado y la ropa adecuados, así como otro tipo de complementos para los más profesionales, y ya podremos iniciar los entrenamientos. Además podemos practicarlo en cualquier lugar y superficie, pudiendo encontrar en ello un nuevo aliciente.

La libertad de horarios es otra de las ventajas que nos ofrece.

También nos motivarán los resultados. En caso de querer ponernos a dieta o mejorar nuestro rendimiento físico, el running es un deporte muy adecuado porque nos anima el que tan pronto podamos ir viendo los resultados en nuestro cuerpo. A diferencia de otras disciplinas como la natación o el pilates, corriendo adquiriremos enseguida un buen tono muscular e iremos perdiendo peso y volumen y fortaleciendo especialmente las extremidades.

Asimismo, es un deporte que puede practicarlo cualquier persona. Obviamente, debemos estar mentalizados en que no se llega a ser un deportista en dos días. Para aquellos que ya están en forma es más sencillo ponerse en marcha. Para la mayor parte de población, lo más conveniente es comenzar poco a poco, incluso para que no se desanime, ya que muchos lo cogen con un montón de ganas pero lo dejan a los pocos días al ver que no colman sus expectativas. Una de las mejores formas de llevarlo bien es empezar sin prisas, por ejemplo, corriendo durante un minuto y descansando otro, así hasta completar ciclos de unos quince minutos. Con este ritmo, podemos salir unas cuatro veces por semana. A la siguiente podemos aumentar un poco la intensidad de las series. Por ejemplo, correr durante minuto y medio y descansar otro medio. De una forma paulatina conseguiremos un mejor fondo físico para llegar a correr los quince minutos seguidos y luego ir aumentado ese tiempo a medida que nuestro cuerpo adquiere resistencia y fortaleza.

Debemos también conocer que nuestro cuerpo sentirá agujetas al comienzo, que no se trata más que de un síntoma de que lo estamos haciendo bien. Los estiramientos nos pueden ayudar a evitar notar estos dolores. Con cinco minutos bastará para que sean más leves, y es necesario recordar que han de hacerse tanto antes como después de la práctica deportiva.

Las zapatillas de running son uno de los elementos más importantes a la hora de invertir en el presupuesto que tenemos para esta práctica deportiva. Nuestros pies descansan sobre ellas, por lo que debemos saber elegir unos buenos tenis. Normalmente, en cualquier tienda que vendan material para estas prácticas o en alguna especializada en running sabrán asesorarnos perfectamente acerca de cuáles son los mejores deportivos para correr, pero siempre es conveniente que tengamos también nosotros una idea sobre las características en las que debemos fijarnos para que se adapte a nosotros y a nuestra actividad el calzado, así como también conocer las mejores marcas. Algunas de estas son: Asics, New Balance, Brooks, Mizuno y Saucony.

Unas buenas zapatillas son una inversión a la larga. No podemos utilizar un simple calzado que tengamos en casa y que hayamos comprado porque era bonito, nos gustaba el color o nada más que porque estaba de moda. Debemos conocer para qué son esas zapatillas. Si por ejemplo estas han sido fabricadas para caminar o para jugar al golf, está claro que no podremos usarlas para correr. Tampoco nos dejemos guiar por aquellas que veamos que son más económicas.

Asimismo, el calzado deportivo bueno y adecuado nos ayudará también a poder practicar el deporte durante más tiempo y con menor perjuicio para nuestra salud y nuestro cuerpo, ya que nos ayudará a evitar o prevenir lesiones que pueden aparecer provocadas por algo tan común como una mala pisada o un apoyo incorrecto. De hecho, una simple rozadura nos podrá dañar cada vez que corramos y nos mantendrá alejados de los entrenamientos incluso un par de semanas hasta que se curen las heridas. También el calzado adecuado nos permitirá disfrutar más del deporte, ya que tendremos una sensación mucho más placentera.

Las zapatillas tienen también, como se suele decir popularmente, fecha de caducidad. Es conveniente renovarlas periódicamente. Aunque a simple vista pensemos que todavía tienen una vida útil, quizás nos sirvan para otras cosas como bajar de casa a comprar el pan, pero para practicar deporte puede que tengan la suela desgastada y nos hagan daño. De hecho, es bueno fijarse en nuestro tipo de pisada, ya que podremos verlas nuevas por algún lado y estar desgastadas y lisas por otra parte. Lo ideal es tener siempre un par de repuesto para poderlas ir intercambiando y por si alguna está en mal estado. Asimismo, al tener otro par, podremos ponerlas a secar después de usarlas para alargar su vida, ya que normalmente suelen venir mojadas no solo por la lluvia, sino también por el sudor.

Así como las zapatillas son un elemento clave, al igual que la ropa, que ha de permitir siempre la transpiración, hay otros detalles que quizás no tienen que ser tan profesionales ni ir a la moda, pero que son indispensables. Las gorras o viseras son uno de ellos. Muchos entrenadores advierten de la importancia de evitar el sol y la deshidratación con frases que han de calar en los deportistas como: “Con la gorra y la botella del deporte serás una estrella”. Y no debemos olvidar que esto es así. Una gorra nos permitirá evitar los golpes de calor si no tenemos más remedio que, por culpa de nuestros horarios, salir a entrenador durante las horas más calurosas o de más bochorno del día.

Las muñequeras son también muy cómodas. Muchos las ven como un simple adorno del cuerpo del deportista, pero su función va más allá. Con ellas podremos limpiarnos el sudor con un simple gesto del brazo y nos notaremos más cómodos y ligeros después de hacerlo.

Por último, cuando vayamos a hacer running, es conveniente también que no nos olvidemos de la hidratación y llevemos con nosotros una botella de agua o al menos algo de dinero suelto para poder pararnos a comprar una botellita por si la necesitamos.

Deja un comentario