Ourense, una de las provincias que vive el carnaval con más entusiasmo

Ourense, una de las provincias que vive el carnaval con más entusiasmo

Muchos asociamos los carnavales a Brasil y a las islas Canarias, sin embargo, además de estos, en Galicia y más concretamente en Ourense, existe una gran tradición acerca de esta fiesta. Un evento que se prepara en las localidades del “triángulo máxico” de año en año. Este triángulo, lo forman Verín, Laza y Xinzo de Limia, aunque si bien es cierto, que podemos sumarle también a la capital de la provincia, y es que en Ourense también se vive con mucha pasión esta tradición.

En Laza, por ejemplo, se celebran unos de los carnavales más tradicionales de cuantos tienen lugar en la comunidad autónoma gallega. Ritos y personajes ancestrales son los protagonistas indiscutibles de estas irreverentes fiestas que, en el caso de Laza, al igual que sucede en Xinzo da Limia y en Verín, comienzan semanas antes de los días grandes de carnaval, con cuatro Viernes de Folión, sin descanso.

En los días grandes de Entroido, si hablamos de Laza, nos tenemos que acercar a su centro urbano y es que la atracción discurre entre la Praza da Picota, centro neurálgico de los actos del Carnaval, y los bares, los cuales son frecuentados por la juventud de la villa, aunque, por supuesto, no solo ellos son el alma de la fiesta y es que la congregación de todos los vecinos hace que se cree un ambiente festivo con sus continuas parrandas o esmorgas, como se les conoce popularmente en Galicia, en torno al bueno almuerzo, el vino, el licor café y los típicos aguardientes gallegos.

Los peliqueiros, armados con zamarras (una especie de látigo, con mango de madera el cual tiene un importante trabajo de labrado), con seis chocas en el cinturón, son los personajes “estrella” del carnaval de esta zona y llaman poderosamente la atención por su particular e impecable atuendo, el cual puede llegar a pesar, en algunos casos, hasta quince kilos. Además, completan la vestimenta con sus caretas demoníacas adornadas con imágenes de animales, también muy típicas de la contorna. Hacen su aparición estelar cada Domingo de Entroido, justo después de la finalización de la misa. A partir de ese momento, recorren la villa en grupo imponiendo su propia ley. Una ley en la que la gente que va sin disfrazar es castigada con tener que invitar a una ronda en alguno de los bares a todo el grupo de peliqueiros, entre otras cosas. Además, se les puede insultar, pero nunca, bajo ningún concepto, tocar ni ensuciar su atavío.

Por otra banda, uno de los días más animados de estas fiestas ancestrales es el Lunes de Entroido o “Día da Borralleira”, cuando, por la mañana, tiene lugar la “Farrapada”, una batalla de trapos untados con barro y la “Xitanada”, la cual es una procesión de parejas montadas en burros. Por la tarde la acción no cesa y es en este instante, cuando baja desde Cimadevila la “Morena”, un hombre cubierto con una manta y con una cabeza de vaca que se dedica a levantar las faldas de las mujeres. Este personaje, va ayudado por su comitiva que, al mismo tiempo, lanza sobre la multitud en la Praza da Picota una lluvia de hormigas vivas, en ocasiones mezcladas con vinagre y harina, para ponerlas más rabiosas, siendo el principal foco de atracción los turistas, dado que no conocen las costumbres típicas del lugar.

Este es solo un resumen de una de las villas que conforman el triángulo mágico de Ourense respecto al carnaval, pero lo cierto es que la fiesta llega mucho más allá y sin salir de Ourense, podemos disfrutar de más de 260 actividades en 41 municipios, por lo que se ve claramente la relevancia de esta tradición en la zona.

Los disfraces, parte fundamental para disfrutar de los carnavales

Pase lo que pase, si queremos disfrutar de los carnavales, debemos de ir disfrazados, ya sea por evitar problemas con los peliqueiros de Laza o simplemente por diversión y gusto, pero la realidad pasa por tener un buen disfraz para ser parte de la fiesta con plenos derechos. Para ello, una de las mejores opciones que tenemos es contar con Carnaval y mucho más, una empresa especializada en disfraces y con la que siempre acertaremos seguro, puesto que ellos, mejor que nadie, conocen las tendencias de este tipo de fiestas.