Perrito abrigado, perrito feliz

En el vídeo Why chihuahuas don’t run on the snow?, de Nic and Pancho -uno de los más recientes éxitos de los fenómenos virales con animales de internet, demostrado por sus más de 10.000 suscriptores a su canal de YouTube y las cerca de dos millones de reproducciones de este clip en concreto-, Nic anima al entrañable Pancho, un perro de raza chihuahua, a correr por la nieve. Más que animarle, le lanza directamente desde sus brazos sobre el grueso manto blanco solo para comprobar –con hábil truco de montaje mediante- cómo desaparece bajo más de veinte centímetros de nieve. Dejando de lado la popularidad de los vídeos de este chihuahua italiano aficionado a los ejercicios de yoga, Why chihuahuas don’t run on the snow? (¿por qué los chihuahuas no corren en la nieve?) encierra en su pregunta una respuesta que han de tener en cuenta los amantes de los perros: la ropa para perros pequeños es imprescindible en regiones frías, sobre todo si a la hora del paseo matutino aguardan veinte centímetros de nieve a la puerta de casa. De nuevo, el propio Pancho puede confirmar incluso el gusto por la moda de los chihuahuas a través de otro par de videos en los que trata de decidir su disfraz de Halloween o en otro donde expone su desaprobación hacia una nueva cazadora impermeable dejando el cuerpo totalmente rígido y ensayando una conmovedora cara de pena con ojos llorosos.

Fuera de bromas, proporcionar abrigo a las mascotas durante los meses de invierno es fundamental para su bienestar. Por lo general, las razas pequeñas son propias del entorno urbano y están mejor adaptadas para la vida en el interior del hogar. Esto quiere decir que el choque respecto al exterior, en casos de climatologías adversas y hostiles, será peor. A esto se añade que la regulación térmica natural de esta clase de perros les hace más propensos a sufrir los efectos de las bajas temperaturas que en el caso de otras razas de mayor tamaño. Por otro lado, hay que tener en cuenta factores como la pilosidad del perro y su procedencia genética. Se debe prestar especial atención a perros cuya densidad de pelaje sea menor y cuyo origen racial se encuentre en zonas de clima cálido, carentes de inviernos rigurosos. Una vez más, el chihuahua Pancho, de pelaje escaso y ancestros mexicanos, sirve como mejor ejemplo de raza canina que ha de resguardarse con sumo cuidado del frío mediante ropa específica y accesorios para perros pequeños. Existen abrigos de grosor variable e incluso impermeables, según la necesidad del cliente y de los hábitos del animal. Porque enclaustrar al perro en casa no es una solución; más bien al contrario. Sea invierno o verano, el animal precisa de ejercicio y juego, no solo porque su naturaleza y sus necesidades fisiológicas así lo exige, sino porque además la actividad física le permite regular la temperatura corporal de manera más efectiva. Asimismo, toda la energía que el perro no libere en el exterior, tenderá a darle salida dentro de la casa, ya sea mediante un comportamiento travieso que a buen seguro no complacerá a su dueño, sea mediante un carácter conflictivo y agresivo en exceso que también acarreará problemas de convivencia.

Si en el espacio doméstico se debe controlar la creación de corrientes, la entrada de aire frío que pueda perjudicar la salud del perro y la adecuada provisión de una cama para perros pequeños, en el caso de que la mascota viva en el exterior de la casa multiplica exponencialmente los requerimientos y cuidados. El aislamiento de la caseta con planchas de poliuretano o fibra de vidrio, un tamaño no excesivo que dificulte la creación de una atmósfera cálida y un suelo elevado de madera o plástico reduce el impacto de la meteorología sobre el confort del perro. La alimentación es un factor más para procurarle protección. En este sentido, es preferible dosificar sus raciones repartiendo la comida en lugar de entregarle un gran banquete para que lo devore de una sentada. Del mismo modo, un mayor consumo de calorías, siempre proporcionado de manera adecuada, puede ayudar a dotar al animal de un forro natural de grasa que aisle térmicamente su organismo –y que por supuesto habrá que rebajar luego con la llegada de temperaturas más favorables-.

A Little Gift

Deja un comentario