Por fin nos interesamos por la calidad de nuestras ventanas

Por fin nos interesamos por la calidad de nuestras ventanas

La calidad de vida de la que podamos hacer gala depende en buena medida de todo aquello que se desprenda de nuestro hogar, que es el sitio en el que más tiempo pasamos día a día. Está claro que la vida hogareña tiene una importancia que podríamos calificar como excepcional dentro del bienestar general que tiene una persona humana. Si en ella no nos encontramos lo suficientemente cómodos, está claro que vamos a tener muchos problemas para hallar la felicidad para la que tanto hemos trabajado y por la que llevamos mucho tiempo suspirando.

Ni que decir tiene que hay elementos de la vivienda que juegan un papel necesariamente grande a la hora de hacer cómodo nuestro domicilio. Además de aspectos como la ubicación, la amplitud de las estancias o la cercanía de hospitales, supermercados o líneas de transporte, está claro que un asunto como lo es el aislamiento juega también su baza en este juego. Y ese es precisamente el argumento en el que se basan los defensores del PVC para justificar sus compras en este material. Sin duda, hablamos de uno de los materiales que ya es una verdadera referencia en lo que tiene que ver con los elementos que conforman un hogar.

¿Qué importancia tiene el mercado de la carpintería en PVC en el interior de nuestras fronteras? Para saberlo, hemos recurrido a un análisis realizado en el portal web Interempresas y que asegura que ese mercado del PVC ocupaba, en el año 2012, más de un tercio de la cuota de participación total del sector. Estamos hablando de un dato que se produjo hace diez años y que ha crecido de una manera sustancial hasta llegar a la actualidad. De hecho, es tremenda la cantidad de fans del PVC que han venido surgiendo en los últimos tiempos.

Los argumentos que se tienen a favor de las ventanas de PVC van directamente relacionados con todo lo que se encuentra ligado al aislamiento, ya sea térmico o acústico. En buena parte de la geografía española, las temperaturas son extremas en los exteriores y es lógico que, en el interior de las viviendas, todo el mundo desee algo más razonable en lo que respecta a la temperatura. Por otra parte, el aislamiento acústico es necesario en muchas ciudades que superan los niveles de ruido recomendados para la salud. Millones de personas se encuentran expuestas a ruidos de todo tipo día a día y que necesitan obtener protección ante eso antes de que su salud pague las consecuencias.

¡Por fin le hemos dado a las ventanas la importancia que se merecen! Los españoles ya somos conscientes de la relevancia que tiene este tipo de objetos y debemos felicitarnos por ello. Hay una gran cantidad de personas que han decidido cambiar las ventanas de su domicilio en los últimos tiempos y apostar por el PVC como el material de referencia para sus nuevas ventanas. Así nos lo han transmitido desde Ventanas Alicante, que también nos han indicado que ese interés que se está mostrando ahora es más grande que en ningún otro momento de la historia reciente.

También queremos ventanas más grandes 

La tendencia de la gente en los últimos años es apostar por ventanas que también sean más grandes. El motivo es que somos más dependientes que nunca de la luz natural. ¿Por qué? Puede que la pandemia haya tenido algo que ver con eso. El hecho de haber estado recluidos en casa durante tanto tiempo ha provocado que valoremos más cómo afecta la luz del Sol, en el buen sentido, a nuestra vida diaria. Necesitamos que esa luz llegue a cada una de nuestras estancias para encontrarnos mejor.

Por otro lado, hay que reconocer que esa necesidad de luz natural que se puede ver saciada con unas ventanas más grandes también viene dada por el encarecimiento del precio de la luz eléctrica. Llevamos un año de muy malas noticias en lo que respecta a esta cuestión y no cabe la menor duda de que hay que luchar de todas las maneras posibles contra ello. Si disponemos de mayores dosis de luz natural, menor será nuestra dependencia de la luz eléctrica. Aunque es verdad que nunca vamos a poder dejar de utilizarla, lo cierto es que entre usarla más y menos hay una gran diferencia.

Lo importante es conseguir el suficiente grado de comodidad en nuestra vivienda como para hallar esa felicidad que ha de ser el objetivo último en la vida de las personas. Es evidente que hay que tener en cuenta una enorme cantidad de cosas para cumplir con ello, pero empezar por esta es una de las mejores decisiones que podemos tomar. Ni que decir tiene que eso es lo que está permitiendo que más y más españoles estén contentos con el lugar en el que residen.