Un coche, el mejor objeto para sacar el máximo provecho a nuestra vida

Un coche, el mejor objeto para sacar el máximo provecho a nuestra vida

Desde que somos pequeños, nos acostumbramos a estar rodeados de coches. En nuestra familia siempre hay uno, si no dos, y cuando vamos a comprar, al colegio, de vacaciones o a visitar a alguien, siempre vemos coches rodando por las calles. A medida que vamos creciendo, vamos siendo cada vez más conscientes de la importancia que tiene un elemento de estas características. Y, cuando nos convertimos en mayores de edad, obtenemos nuestro permiso B de conducir y empezamos a sondear la posibilidad de comprar uno. ¿Estamos en lo cierto? En la mayoría de casos, este ha sido el desarrollo de nuestros pensamientos.

Disponer de un vehículo por primera vez es una de las mejores sensaciones que podemos experimentar. En muchos casos, esa sensación está ligada a una experiencia como lo es la libertad. Y es que, gracias a nuestro vehículo, podemos organizar de una manera mucho más eficaz nuestra vida: podemos esperar un ratito más en la cama antes de ir a trabajar, podemos liberarnos un poco del reloj a la hora de disfrutar de nuestro tiempo libre y no tener que ser esclavos de los horarios del transporte público y, en definitiva, podemos sacar más provecho de nuestra vida.

Una noticia que vio la luz en la web del diario 20 Minutos informaba de que, en España, el año pasado, se rozaba ya la cifra de los 30 millones de vehículos que se encontraban en circulación. Es un dato que revela la importancia que le otorga la gente a su vehículo y que deja claro que hay muchas personas que tienen esas ansias de libertad de las que veníamos hablando en el párrafo anterior. Y es que no es para menos. La diferencia entre tenerla o no es demasiado grande como para no quererla.

La página web Importancia.de informaba de cuáles son algunos de los beneficios que, de una u otra manera, están asociados a un objeto como lo es el automóvil.

  • El primero tiene que ver con el tiempo. Y es que redujo, a medida que fue desarrollándose, el tiempo necesario para llegar de un lugar a otro.
  • En segunda instancia, hablamos del esfuerzo en el transporte, que con la creación del automóvil desapareció por completo.
  • En tercer lugar, es necesario que hagamos referencia a la seguridad, que con el paso de los años ha ido implementándose y que ha hecho de los automóviles máquinas mucho más seguras y cómodas.
  • Finalmente, haremos referencia a las emergencias, que pueden ser resueltas de un modo mucho más rápido y eficaz gracias a cualquier vehículo que nos permita llegar a un centro médico o a un hospital.

Que la importancia del automóvil ha ido creciendo con el paso de los años es algo que ya nadie se atreve a poner en cuestión. Nuestra vida cotidiana exige disponer de un coche para tratar de obtener la felicidad que otorga la libertad. Y es por eso por lo que en España circulan tantos millones de vehículos. Los profesionales de Gestécnica nos comentan que el número de personas que desea homologar sus vehículos crece cada año y que, por supuesto, las tendencias en los últimos tiempos vienen siendo los vehículos híbridos o eléctricos.

Una combinación de felicidad y responsabilidad

En el párrafo anterior ya hemos dado con la clave de lo que va a ser disponer de un vehículo en los próximos años, una combinación de felicidad y responsabilidad. La primera, porque va a seguir siendo básico para aprovechar nuestro tiempo tener un coche. Y la segunda porque disponer de un coche, ahora más que nunca, es algo que nos tiene que comprometer con el medio ambiente, preferentemente con la apuesta por un vehículo que sea híbrido o eléctrico.

En la sociedad española, parece que poco a poco estamos empezando a asumir esa última cuestión. Aunque es cierto que en países como Alemania, Bélgica o Alemania la apuesta por el medio ambiente en materia automovilística está siendo más potente, nuestro país está dando pasitos con la incorporación de cada vez más vehículos que muestran nuestro compromiso con el medio ambiente y que tienen que jugar un papel elemental en la preservación de nuestro entorno de cara a los próximos años.

Estamos seguros de que, más pronto que tarde, vamos a poder equipararnos a esos países a los que hacíamos referencia en el párrafo anterior. Eso sí, eso requiere del esfuerzo de todos. Cuanto más compromiso demostremos con la adquisición de vehículos como de los que hemos hablado, más pronto conseguiremos que el nombre de España llegue hasta las primeras posiciones de ese ránking de países comprometidos con nuestro entorno. Esa es la mejor imagen que podemos dar como país y como nación. Ese sí que sería un orgullo tremendo para esta tierra.